Dermocosmética

dermocosmetica

La dermocosmética es una parte de la dermatología que mediante distintas técnicas intenta solventar aquellas circunstancias que deslucen la piel. Incluye una actitud vital saludable en cuanto a alimentación, actividad física, sueño, etc.

Tratamientos y usos

  • Peeling químico 
  • Máscaras despigmentantes 
  • Microdermoabrasión 
  • Materiales de relleno 
  • Láser 
  • Luz pulsada intensa
  • Tratamiento Con Láseres No Ablativos
  • Terapia Fotodinámica mediante Leds y ALA
  • Luz roja para rejuvenecimiento cutáneo
  • Luz azul para eliminar el acné
  • Lesiones oncológicas
  • Terapia fotodinámica en el tratamiento del acné

Tratamientos y usos

Peeling químico

En la exfoliación química, popularmente conocida como peeling químico, se emplean sustancias químicas capaces de acelerar el proceso de recambio cutáneo. 
Los peelings superficiales (ácido glicólico, ácido salicílico, solución de Jessner, ácido tricloroacético 10%, ácido retinoico, etc) se emplean para tratar afecciones cutáneas igualmente superficiales como el acné comedogénico o pápulo-pustuloso, manchas de sol (léntigos solares) y otras alteraciones del pigmento (discromías), así como en los casos más discretos de envejecimiento cutáneo. 
Los peelings más profundos (ácido tricloroacético >35% o el fenol) son útiles en el tratamiento de las cicatrices de acné y en los casos de envejecimiento cutáneo más acentuado; así como en otras circunstancias específicas.

Máscaras despigmentantes

Las máscaras despigmentantes contienen agentes despigmentantes de distinta naturaleza (hidroquinona, ácido kójico, arbutin) y en diversa proporción que son capaces de frenar la formación de pigmento en la célula productora, es decir, el melanocito.
Son útiles en el tratamiento de manchas oscuras como el cloasma que característicamente afecta a las embarazadas o el melasma, equivalente a la condición ya citada, y que se debe básicamente a una sensibilidad individual a la radiación ultravioleta, natural o artificial, tratamientos hormonales y ciertos pigmentos de cosméticos.

Microdermoabrasión

La microdermoabrasión es una técnica relativamente reciente en la dermocosmética. En ella un aparato en el que se modula una columna de presión expele partículas finísimas de sílice que “rascan” o “pulen” suavemente la parte más superficial de la piel.
La microdermoabrasión con cristales de sílice se emplea en el tratamiento del acné activo y de sus secuelas, así como en el rejuvenecimiento cutáneo sobre todo de la cara en combinación con otras técnicas, como el peeling químico o la luz pulsada intensa.

Materiales de relleno

Los materiales de relleno son sustancias inertes que se emplean para el aumento de volumen. Pueden ser de rápida absorción como el colágeno o de absorción más lenta como el ácido hialurónico, el ácido poliláctico y la hidroxiapatita cálcica o permanentes como la silicona y el plimetilmetacrilato. Hoy por hoy se prefieren aquellos materiales de relleno sintéticos de absorción lenta pues se consideran más seguros.
Los materiales de relleno pueden emplearse en aquellas situaciones y localizaciones donde la anatomía haya sufrido una pérdida de volumen debido a un proceso local (extirpación quirúrica de alguna lesión) o en aquellas áreas anatómicas precisas como el surco nasogenianoy los labios que sufren una pérdida de volumen durante el proceso natural de envejecimiento.

Láser

El láser es una forma de luz de características muy precisas y definidas que puede ser modulada de acuerdo al objetivo del tratamiento. Así pues, existen diversos sistemas de láser. Hay sistemas de láser para eliminar pigmento –manchas de sol, tatuajes, marcas de nacimiento– otros para eliminar angiomas, manchas rojas, varículas o simplemente “capilares rotos”; sistemas para eliminar pelo y, finalmente, aquellos empleados para remodelar la piel.

Luz pulsada intensa

La luz pulsada intensa o IPL por sus siglas en inglés ( intensed pulsed light) es una técnica que utiliza y adapta un segmento del espectro lumínico con fines específicos.
Esta técnica se utiliza en la depilación del exceso de pelo, rejuvenecimiento cutáneo y para eliminar manchas (rojas y oscuras).

Tratamiento Con Láseres No Ablativos

La última tendencia en dermatología estética es desarrollar técnicas muy eficaces pero que no necesiten período de recuperación. Son toda una gama de tratamientos de rejuvenecimiento, antiarrugas, marcas de acné o lesiones cutáneas, entre otras.

Lo último en este sentido, es la terapia fotodinámica con láser de Leds y meti amino levulinico que forma parte de los tratamientos con láseres no ablativos y sin periodo de recuperación (tratamientos lunch time).

Es una auténtica revolución por la comodidad del tratamiento y sobre todo por los espectaculares resultados que se alcanzan. Es la primera vez que se aplica al rostro un tratamiento combinando luz y la aplicación de una sustancia sensibilizadora, de ahí su trascendencia.

Terapia Fotodinámica mediante Leds y ALA

El sistema de terapia fotodinámica combina la emisión de la luz mediante una lámpara de LEDs (Diodos emisores de luz: azul para acné y roja para rejuvenecimiento) con la aplicación en la piel de una sustancia llamada ALA (Acido d-Amino-Levulínico), que sensibiliza la piel a la emisión de la luz. Así se consigue aumentar sus efectos en los tratamientos de rejuvenecimiento, acné y lesiones tumorales. La eficacia de cada sesión depende del tiempo de exposición a la luz y de la cantidad de ALA que se aplique.

Se trata de un procedimiento no invasivo y de fácil aplicación. La sesión completa dura alrededor de 20 minutos y es absolutamente indolora.

Luz roja para rejuvenecimiento cutáneo

La luz roja se utiliza para corregir manchas cutáneas, eliminar arrugas finas, mejorar la oxigenación cutánea y tonificar la piel.
Con 4 ó 6 sesiones, como máximo, se obtiene una mejoría espectacular en la piel, con resultados significativamente mejores que los que se conseguían antes aplicando el láser de Co2. Y sin periodo de recuperación.

Luz azul para eliminar el acné

Con una sesión única, la luz azul es capaz de destruir la bacteria causante del acné. Además se produce una bioestimulación que incrementa los mecanismos de reparación de la piel con mejoría general de su aspecto.

Lesiones oncológicas

La aplicación de la luz induce la eliminación de las células tumorales de forma selectiva.

Terapia fotodinámica en el tratamiento del acné

El acné es un proceso "multifactorial" en el que concurren tres circustancias:

• Una elevada secreción de la glándula sebácea debido al estímulo androgénico.
• La formación de comedones
• La infección de la glándula por una bacteria llamada "Propionibacterium Acnes".


Muchos pacientes requieren tratamientos orales no exentos de efectos secundarios o que simplemente no les funcionan ya que se estima que la resistencia a los antibióticos ha aumentado a un 62% en los últimos años.

Por eso se buscan nuevas opciones terapéuticas entre las que se encuentra la Terapia Fotodinámica para Acné. La Terapia Fotodinámica para Acné consiste en el uso de luz azul para activar fotosensibilizadores administrados externamente en crema formando radicales libres que destruyen la bacteria implicada en el acné, el Propionibacterium Acnes..

Habitualmente se realizan dos sesiones semanales durante tres semanas.
En cada sesión:

1º) Se realiza una limpieza previa limpieza de la piel que puede incluir un peeling suave (por ejemplo con ácido salicilico).
2º) Se aplica en la piel la sustancia fotosensibilizante durante 5-20 minutos dependiendo de la gravedad del acné
3º) La piel se expone durante 20/30 minutos a la emisión de luz azul, en función de la gravedad del acné.
4º) En casa se aplica el tratamiento de mantenimiento recomendado por el especialista.

La mejoría es evidente a las pocas sesiones y es mayor semanas después de haber finalizados las cuatro semanas de tratamiento.